Misterio de transportes

MISTERIO DE TRANSPORTES
1990
103 x 60 cm.


A.V.E., Cesar, los que seguramente no lo utilicen te saludan.
Me encuentro ante un nuevo espectáculo, y, antes de dar el salto a la aventura, desde el margen de mi acera las normas obligan a no pasar. Un diminuto muñeco me da el aviso.
Las sugerencias, fuera del recinto, en un buzón. Poco uso, papelera no retornable.
Indicador de limpieza, poco se usa para depositar la basura.
Un lugar destacado, la vista sube y baja, nosotros representados en la bandera.
Servimos de escudo a los caudillos.
Obra multiplicada, doce obras de propia identidad.
Su acceso se nos muestra sombrío. No podemos ver el interior a través de las ventanas de ambos márgenes pero las centrales, incompletas o ausentes las imagino como nuestras diferentes regiones que demandan en su propia identidad la misma atención.
Los recortes presupuestarios no son equitativos.
Los españoles, se decía no hace mucho, eran portadores de valores eternos, y ahora se eternizan los portes según se valore a cada español.
Cuadro juguetón, claro, también nos dice: "Ven.., si puedes".

MONCHOLC, hasta hoy. Pág: 114 .
Dra. Abad.

.
.
.
213